El entrenador que llevó a Honduras a tres Copas del Mundo y podría dirigir a Nicaragua

La lista de candidatos es amplia, pero muy pocos reúnen los requisitos establecidos por la federación para ocupar el puesto de seleccionador nacional. Del grupo de 18 entrenadores que de momento considera el ejecutivo sobresalen el hondureño José Valladares, el colombiano Carlos Restrepo, el argentino Héctor Vargas y el mexicano Francisco “Paco” Ramírez.

Puede interesarte: La historia del futbolista que regala comida, ropa y zapatos a niños de la calle

Restrepo, Vargas y Ramírez —quizás— presentan las mejores credenciales y parecen acostumbrados a condiciones logísticas y comportamientos de los jugadores que probablemente no encuentren en el porcentaje de sus exigencias. La base de la Azul y Blanco la integran jugadores nacionales, a pesar que tendrá los próximos seis meses más de 20 jugadores en el extranjero, y algunos necesitan ser presionados para cumplir su rol.

Parecido a Duarte y es más accesible

La lista de nicas en ligas de otros países empezó aumentar en 2017 con Duarte y la cifra más alta —26 jugadores— lo tuvo en 2019, pero en promedio alineó a cuatro por juego, algo que difícilmente cambiará a corto plazo. El futbol nacional dio pasos al futuro con Henry Duarte porque disciplinó y exigió al futbolista nacional y se acopló a la realidad de la federación.

El hondureño conoce mejor que los demás la cultura futbolística nacional y posiblemente sea el que más se adapte al presupuesto de los federados. Valladares, quien actualmente es director de las fuerzas básicas del Real España, uno de los cuatro grandes del futbol hondureño, tiene un perfil parecido a Duarte: sabe detectar talentos jóvenes, motiva constantemente al jugador para sacar lo mejor de él, le gusta trabajar mucho y es estricto en la disciplina, la clave de los resultados del costarricense.

Además lea: La primera gran lección del equipo que inspira nombre y lema en club colombiano

Conoce el medio

Los futbolistas nicaragüenses aún necesitan mano dura porque se distraen con facilidad y a veces no se comparta al cien por ciento como un profesional, que sabe qué hacer fuera del terreno de juego, sin necesidad de que estén encima de él. El jugador necesita estar claro que el técnico lo dejará fuera si incumple el reglamento interno sin importar el nombre. Eso hizo Duarte desde 2015 y el hondureño lo aplicó en 2009 con el Ferretti —estuvo en cuatro finales y ganó dos— y el resto de la historia del equipo ya se conoce.

Esa misma fórmula aplicó Valladares cuando se marchó a dirigir a la Selección Sub-17 de Honduras la llevó al éxito: tres clasificaciones consecutivas a la Copa de Mundial FIFA: Emiratos Árabes 2013 (cuartos), Chile 2015 e India 2017 (octavos), algo inédito en la historia del futbol catracho. La federación busca a un entrenador que dirija la mayor y asesore las selecciones menores, por lo tanto, el catracho parece el más indicado de todos.