PCIN advierte incremento de amenazas judiciales y de muerte desde el régimen

Las amenazas con procesar judicialmente y los ciberataques a través de las redes sociales son las nuevas acciones de los grupos de simpatizantes e instancias de la dictadura de Daniel Ortega, en su campaña para intentar silenciar a los reporteros y medios de comunicación independientes, según el tercer informe del Observatorio de Agresiones a la Prensa Independiente.

El Observatorio registró 351 delitos contra la libertad de prensa y de acceso a la información entre el 1 de marzo y el 15 de julio del 2020. Las agresiones contra los periodistas, fotorreporteros y medios de comunicación independientes en Nicaragua no han cesado, siendo el principal agresor el Estado nicaragüense.

El régimen no solo alienta el discurso de odio en contra de los periodistas, sino que también es permisible con las agresiones físicas y verbales que cometen fanáticos y entidades como la Policía Orteguista (PO), de acuerdo con el informe elaborado por la asociación Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN).

Elsa Espinoza, de la comisión ejecutiva del PCIN, citó las agresiones físicas, amenazas de muerte contra los periodistas, así como a sus familias; hostigamiento, saqueos y ataques a medios de comunicación, sobre todo radioemisoras, entre los 351 delitos contra el ejercicio del periodismo libre en Nicaragua, documentados en cuatro meses y medio.

Lea Además: Periodismo en Nicaragua: entre amenazas de decapitación, llevarse dos vehículos de una radio e impedir cobertura

Espinoza precisó que los 351 agresiones se clasifican en 27 diferentes tipos de delitos como el asedio, acoso, campañas de desprestigio, censura, estigmatización, persecución, tortura psicológica, intimidación, entre otras, contra la libertad de prensa y de acceso a la información en el país.

De acuerdo con el Observatorio, fueron 66 periodistas los que expusieron sus denuncias en el PCIN, siendo alarmante para la asociación el hecho de que diez reporteros críticos al régimen decidieron hacerla de forma anónima a través de las redes locales, para evitar ser blanco directo de los ataques de los simpatizantes orteguistas y de las instituciones del régimen.

“Hay mucho temor a las represalias», afirmó Espinoza. Asimismo resaltó que se “han disparado los casos de acoso judicial» contra los periodistas independientes por parte de simpatizantes y funcionarios de la dictadura, amenazándoles con procesarles judicialmente por las informaciones que exponen violaciones a los derechos humanos y demás abusos contra la población.

El Observatorio indicó que el acoso judicial “representa una modalidad de censura, intimidación y criminalización del ejercicio periodístico, en la estrategia» del régimen de reprimir la libertad en Nicaragua.

Lea También: El gobierno es más peligroso para los nicaragüenses que la delincuencia común, asegura Elvira Cuadra

“Personas fanáticas a la dictadura Ortega-Murillo hacen uso injustificado de herramientas jurídicas con el fin de intimidar a los periodistas para que no investiguen ciertos temas, para evitar que publiquen alguna información o eliminen lo publicado, y de esta manera silenciarles», denunció PCIN en su tercer monitoreo.

Tres casos de acoso judicial contra reporteras acusadas de injurias y calumnias documentó el Observatorio en este período. Uno de esos casos es el de William Aragón, corresponsal del Diario LA PRENSA en Estelí y director de la plataforma digital El Observatorio, quien ha sido amenazado por magistrados de Apelaciones de ese departamento “con procesarlo judicialmente si no le daba el nombre de su fuente en esa instancia», sobre una publicación del caso de una jueza procesada por supuestos actos de corrupción.

El periodista Aragón ha sido amenazado en su casa por abogados, y fue procesado por injurias en Somoto por familiares de una persona fallecida en este departamento, “quienes acusaban al reportero por publicar el fallecimiento por Covid-19 de una persona de la cúpula sandinista». Aragón ha sido citado en tres ocasiones. La última vez el 13 de julio, cuando fue citado por el juez Local Penal de Somoto.

Puede interesarle: Derecho a la información vital para garantizar salud

El Observatorio documentó que 13 mujeres periodistas entre marzo y julio de este año han sido víctimas de agresiones en línea, a través de campañas de noticias falsas, memes y otros métodos “para dañar la imagen y deslegitimar la labor de las reporteras».

Patricia Orozo, del medio Onda Local, quien participó en el informe del Observatorio, señaló que “ningún crimen contra los periodistas es casual», sino que bajo la dictadura de Ortega y Murillo se han intensificado la censura y las amenazas contra la libertad de prensa, acciones represivas que se han arreciado tras las protestas ciudadanas en abril del 2018. “Nos enfrentamos a un sistema de terror desde el Estado» hacia los reporteros y medios de comunicación independientes», afirmó PCIN.

58 periodistas se han enfermado del Covid-19

El tercer informe del PCIN sobre la situación del periodismo nicaragüense recoge que la pandemia del nuevo coronavirus Covid-19 es otro factor que ha elevado el riesgo para ejercer la profesión. Han documentado que 58 reporteros y fotorreporteros se han enfermado con el virus, y dos han fallecido: Gustavo Bermúdez quien laboraba en Radio Corporación y Sergio León, director de la radio La Costeñísimab de Blufields, en la Costa Caribe.

PCIN en conjunto con la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCh), la Asociación de Corresponsales Extranjeros de Nicaragua (ACEN) y la plataforma Voces en Libertad, integran el Comité de Atención a Periodistas Afectados por el Covid- 19 y realizan un informe semanal sobe los periodistas afectados y las necesidades de atención.