29 años del Juego Perfecto de Dennis Martínez: «Lo cambiaría sin pensarlo por ver una Nicaragua libre»

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Han pasado 29 años del día en que Dennis Martínez entró a la inmortalidad del deporte. Ese diamante salido del barro alcanzaba la proeza. Sentado en su casa junto a su esposa Luz Marina en Miami, el Presidente está acostumbrado al relato año a año y no se cansa de repetirlo. ¿Hay alguien capaz de agotarse de ver el jonrón de Mazeroski para vencer en la Serie Mundial a los poderosos Yanquis, la carrera de Usain Bolt del 9:58 o aquel gol de Zidane en la final de Champions contra el Leverkusen? No obstante en este 2020, cuando le pregunto si hay algo por lo cual cambiaría el sello de su vida, parece tenerlo claro: “No lo pensaría dos veces. Que desaparezca mi Juego Perfecto con tal de ver una Nicaragua libre, lo cambiaría sin dudarlo y ojalá que fuera así de sencillo para resolver lo que viven mis compatriotas”.

Lea además: ¡Se impone la ley de casa! Dantos apretaron a Estelí y forzaron el séptimo juego

A Martínez le gustaría tener una varita mágica para resolver los problemas del país. “Siempre me pongo a pensar por qué razón no avanzamos, por qué nuestro país no puede lograr un desarrollo… Mi anhelo es que viviéramos como un país desarrollado, que todos tengan su casa, su carro, mandar a sus hijos a la escuela y no depender de nadie y no tener la preocupación de que si habrá comida en la mesa o no. Por eso que se vaya al carajo mi Juego Perfecto si solucionaría las cosas”, explica.

Las diferencias de aquel Martínez

29 años atrás Dennis Martínez había recuperado el sendero de su vida. Tomaba su destino por los cuernos. Su preocupación principal era mantenerse alejado de los vicios, crecer la armonía familiar y sobre todo destacar como jugador de Grandes Ligas. “Aunque te cuento que mi principal preocupación de aquel domingo en el cual me desperté tarde, no era si llegaba a tiempo al estadio de los Dodgers, sino fallar con mi parte de la fe. Yo no puedo empezar el domingo sin ir a misa. Lo he mantenido hasta la fecha. El juego era a la 1:00 p.m., y normalmente el bus salía a las 10:30 a.m., sin embargo, cuando lanzaba llegaba más tarde y por mi cuenta”.

De ese Martínez han cambiado algunas cosas. Confiesa que tras su retiro de Grandes Ligas temió verse envuelto en depresión porque había escuchado historias de muchos jugadores que no se adaptaban a una vida sin beisbol, pero solo fue un temor, jamás materializado. Ahora el Presidente tiene una agenda apretada desde su casa, la cual muy pocas veces rompe. Se levanta a las 8:00 de la mañana, le dedica casi una hora a la parte espiritual en oración y meditación, desayuna junto a su esposa y platican de temas variados, lee LA PRENSA desde su Ipad, sale a ejercitarse, los lunes, miércoles y viernes corre y los martes, jueves y sábado camina, además trabaja en el gimnasio de su casa sus músculos. Estar en forma para Martínez es su día a día.

Te puede interesar: Contracrónica: Y le dijeron viejo y acabado…Gustavo Martínez les cerró la boca

El Presidente le dedica tiempo a las labores del hogar, desde colocar un cuadro hasta pintar alguna pared de su casa, cualquier cosa que su esposa Luz Marina le pide. Por la tarde se sienta en su oficina y comienza a responder correos, hacer conexiones y ver la manera en que puede colaborar con las diferentes causas sociales. Sabe que su nombre puede ser un puente para abrir puertas. “Esa es una de las diferencias del Dennis actual. Me gusta mucho ayudar al prójimo, antes lo hacía pero mi prioridad era jugar beisbol, ahora me siento con más tiempo para enfocarme en ello”, relata. Cuando cae la noche asiste a la misa virtual, mira partidos de Grandes Ligas y piensa: “Qué lanzaría yo en esa situación. Siempre me gusta analizar lo que veo y los nuevos tipos de lanzamientos. Me gusta estar al tanto de lo que pasa en el mejor beisbol del mundo”.

La vida de Martínez no cambió solo por la pandemia de la Covid-19. Antes de 2018 le gustaba pasar seis meses en Nicaragua y seis meses en Estados Unidos. Viajaba a su tierra porque trabajaba en diferentes proyectos educativos y deportivos, pero luego de ver tanta barbarie y darse cuenta de lo inseguro que se había vuelto el país, pensó en su utilidad y se dio cuenta que podría ser más funcional su apoyo desde afuera. “Siempre que los jóvenes peleen por su futuro y por un país libre tendrán mi respaldo”, indica.

A 29 años del juego perfecto bien se podía hablar sobre el conteo de 3-2 a Brett Butler o Kal Daniels, analizar la jugada del machucón de Juan Samuel o de ese batazo final de Chris Gwynn. Pero en este 28 de julio de 2020, Martínez cambiaría su obra maestra por ver la luz y que el amanecer ya no sea una eterna y agónica tentación.

Brindará charla

Esta mañana (10:00) Dennis Martínez brindará una charla en conmemoración a los 60 años de la UCA y 29 del Juego Perfecto. El evento será de libre acceso para todos los estudiantes, jóvenes y adultos que quieran integrar a través de la plataforma Zoom. “A pesar de que yo solo fui un bachiller y estuve solo un mes en la universidad, he aprendido de la vida y ahora me interesa hablarle a los jóvenes, porque son los actores del momento y su futuro está en juego día a día”, indicó DennisMartínez.