Cinco frases (o acciones) con las que el régimen orteguista reconoce el impacto de la pandemia que se empeñaba a negar

Desde que se conoció el primer caso de Covid-19 en Nicaragua, el 18 de marzo, el régimen de Daniel Ortega se ha empeñado en ocultar y minimizar el impacto de la pandemia en el país y ha aprovechado todos los espacios que acapara para “convencer» de que todo está “bajo control».

Se ha ordenado desde el sistema de salud, Asamblea Nacional, educación y demás instituciones públicas mantener un discurso de normalidad, donde conservar la buena imagen para no afectar la economía del país es lo primordial. Sin embargo, tras más de cuatro meses de la emergencia sanitaria, la cúpula orteguista, y hasta el propio Ortega, han reconocido los estragos de la Covid-19 y han empezado a cambiar el guión de su discurso.

Un claro ejemplo de esto fue la ceremonia del 19 de julio, donde Daniel Ortega y Rosario Murillo salieron en público usando mascarillas, evitando sus tradicionales aglomeraciones y contacto alguno con los llevados a escucharles. Ellos cumplieron con el distanciamiento social.

Pero, ¿cuáles son frases y acciones con las que el régimen – contra voluntad – ha admitido que el Covid-19 no solo es “una simple gripe»?

1-Ortega acepta saturación de hospitales

El mismo Ortega dijo en su discurso del 19 de julio, cuando se refirió a que el sistema de salud ha enfrentado con “éxito» esta pandemia, que muchas personas llegaron a los hospitales en estado grave lo que llevó a disparar la práctica de intubaciones. El dirigente admitió que la gente no estaba visitando el hospital sino hasta que se complicaban, lo que coincide con las observaciones que han realizado médicos independientes; la población prefiere quedarse y tratarse en casa.

“Llegan con un grado de saturación bajísimo (…) y luego tienen que tomar medidas extremas cuando se van complicando, entonces, aquí el esfuerzo que hace el Sistema de Salud Nacional es enorme (…), ha habido una afluencia fuerte, pero porque teníamos ya este tendido en hospitales, puestos de Salud, logramos rápidamente instalar las Unidades de Cuidados Intensivos, en varios hospitales», manifestó Ortega, dejando en evidencia que actualmente las personas no están asistiendo a las unidades de salud.

En mayo, el país registró el aumento exponencial de los casos de contagio por Covid-19 y desde esa fecha la curva se mantiene en ascenso.

El dictador Daniel Ortega al momento de su llegada al acto del 41 aniversario de la revolución sandinista, en la Plaza de la Revolución, de Managua. Detrás de él caminan el jefe del Ejército, general Julio César Avilés, y el jefe de la Policía, primer comisionado Francisco Díaz. Foto tomada de El 19 Digital

2-Porras admite que el coronavirus es “una tragedia»

Gustavo Porras, presidente sancionado de la Asamblea Nacional, dijo a finales de abril que el nuevo coronavirus mataría a menos personas este año de lo que provoca la influenza. “Por este virus (Covid-19) andará aproximadamente en 700 a 800 mil personas en el mundo. La influenza en el mundo anualmente mata a un millón de personas y nadie hace escándalo», declaró Porras en ese momento.

Ahora, casi tres meses después, el mismo Porras expresó que “realmente está muriendo gente» alrededor del mundo y catalogó la pandemia como “una tragedia». Las declaraciones del funcionario fueron brindadas a un medio oficialista, donde refirió que la “buena voluntad del gobierno» es lo que ha permitido enfrentar responsablemente “una tragedia de esta magnitud».

“Haya comenzando en China, trasladado a Europa, ahora en América, pero realmente está muriendo gente y de una forma donde hay imposibilidad del ser humanos para defenderse más que tomar las medidas que se han orientado», expresó Porras, quien hasta recomendó practicar las medidas de distanciamiento social.

Lea además: Diputados del FSLN fuerzan aparentar “normalidad» a pesar del alto contagio del Covid-19 en la Asamblea Nacional

“Y con eso estamos garantizados y si nos ponemos mascarillas todavía nos garantizamos más… eso lo hemos venido diciendo desde el primer día”, agregó.

No obstante, a Porras se le olvida que en junio rechazó la propuesta que le realizaron sindicalistas del parlamento, al solicitar que redujera el personal que labora en la Asamblea Nacional para evitar contagios, tras conocerse la muerte de dos diputadas orteguistas y cuatro trabajadores de distintas áreas.

3-Murillo cambia el uso de la pandemia

En las intervenciones de mediodía, Murillo se abstenía de relacionar la pandemia con el cuido de la salud de la persona. Desde marzo hasta el 24 de abril, la vicepresidenta de Nicaragua se refirió al Covid-19 en el país solo para repetir el informe del Minsa, y si hablaba de pandemia era para referirse a la “pandemia del odio» o informar de uno que otra capacitación que llevaron a cabo las instituciones públicas.

Sin embargo, desde el 9 de julio se puede escuchar a una Murillo quien al hablar de pandemia se refiere a que son “tiempos difíciles» y que hay que cuidarse. “Vivimos tiempos difíciles, el mundo entero procura enfrentar en las mejores condiciones posibles la terrible pandemia del Covid-19», dijo el pasado 9 de julio.

Luego, al día siguiente soltó la frase: “Nos respetamos, nos queremos, nos apreciamos, nos valoramos y nos protegemos en estos tiempos de pandemia», mostrando que los Ortega-Murillo sí cumplen con las recomendaciones de autocuarentena desde El Carmen, evitando las aglomeraciones, mientras mantienen a su militancia activa y presta a sus convocatorias de manifestaciones públicas.

4-Preocupados por brote de contagio

La asesora presidencial en temas de salud, dijo que se canceló las fiestas de Santo Domingo para prevenir un brote, pero las actividades públicas siguen cada fin de semana en todo el país. LA PRENSA/Tomada de El 19 Digital

La semana pasada la asesora presidencial en temas de Salud, doctora Carolina Dávila Murillo, declaró que suspender la celebración de Santo Domingo fue una medida de prevención para evitar un brote de contagio. Por primera vez una funcionaria de salud deja ver que las aglomeraciones son un alto riesgo de contagio de Covid-19, pero aún así el régimen no prohíbe las manifestaciones públicas del orteguismo.

“Sabemos que las fiestas de Santo Domingo representan las principales fiestas de nuestro país, pero dado el contexto en el que estamos, con la pandemia del coronavirus, que sabemos que tenemos que tener las medidas de prevención y que el estar en contacto físico en estas fiestas que se aglomera mucha población, podría someternos a un riesgo de un brote”, admitió Dávila.

Aún así, epidemiólogos señalan que para bajar la curva de contagio, se necesita suspender las clases presenciales, prohibir las aglomeraciones y promover una campaña de prevención y contención del virus.

5-Ministra de educación admite contagios

La titular del Ministerio de Educación, Miriam Raudez, admitió a inicios de este mes que varios maestros han sido contagiados del Covid-19, lo que confirma con las observaciones de médicos independientes de que los colegios son un foco de contagio.

“Tenemos maestros que se han afectado, afortunadamente, muchos con sus medicamentos a tiempo, todo el tratamiento, se separa de la escuela los días que tiene que separarse. Regresa, y bueno pues, así ha sido. Esto es la pandemia”, dijo Raudez a un medio oficialista, sin dar cifras de cuántos maestros han sido afectados.

Pero aunque la ministra de educación minimizó el impacto de la pandemia en el gremio y negó que los colegios sea focos de contagio, al reconocer que hay docentes enfermos, confirma que son un grupo vulnerable al contagio.

La Unidad Sindical Magisterial registró a inicios de este mes más de 32 profesores fallecidos, y manifiesta que cada día se conoce un nuevo contagio. Con el inicio del segundo semestres escolar, los docentes temen que aumenten los casos de afectados.