Economía pierde más de 7,200 millones de córdobas en créditos en seis meses. Estos son los préstamos más golpeados en la banca

Cuando la banca comenzaba a abrir el grifo en la entrega de créditos, la crisis sanitaria hizo retroceder todo lo que se había avanzado en la recuperación de esta actividad bancaria, empeorando los saldos en rojo que las entidades financieras registran desde el 2018 y que en el 2020 habían dado señales de estabilización, según reflejan cifras de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif) hasta junio de este año.

Los números oficiales expresan que la reducción en el número de préstamos ocasionó que en dos años la economía perdiera en liquidez 43,385 millones de córdobas, luego que la cartera crediticia pasara de 165,493 millones de córdobas en junio 2018 a 122,108 millones de córdobas en junio 2020, según cifras de la Siboif.

Pero si solo se observa el comportamiento de los últimos seis meses, la merma es de un 5.5 por ciento, ya que en diciembre del 2019 la cartera era de 129,316 millones de córdobas, 7,208 millones de córdobas más que en junio del 2020.

Según cifras de la Siboif, desde junio 2018 hasta junio 2020, que incluye dos años de crisis económica, 611,385 préstamos han salido del mercado financiero, lo que equivale a una contracción del 34 por ciento.

El economista Róger Arteaga, exgerente del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), señala que el crédito es clave para los sectores productivos y de comercio, pero sobre todo para la recuperación de la economía del país, que se encamina a su tercer año de recesión.

“El problema con el crédito en Nicaragua es serio, primero porque al país se le ha juntado muchas cosas a la vez. Nosotros no estamos viviendo una crisis pandémica como el resto de países vecinos, desde el 2018 estamos en una crisis política, eso ha provocado que la economía se comience a desacelerar, causando incertidumbre y aumento en el riesgo, lo que afecta directamente al crédito”, sostuvo.

La banca entrega diez principales tipos de crédito: personales, vehículos, tarjeta de crédito, comercial, ganadero, agrícola, industrial, hipotecario, desarrollo habitacional y sector público, los cuales todos muestran reducciones significativas en la primera mitad de este año.

Lea además: ¿Por qué conseguir un crédito en Nicaragua será aún más difícil en los próximos meses? Se empeoran las perspectivas de este negocio

“Para entender lo que pasa con el crédito es necesario regresar dos años atrás, cuando muchos negocios se vieron obligados a cerrar y ahora la situación de crisis se repite, pero nos encuentra débil, por esa razón la mora se ha quintuplicado, porque la gente no tiene con qué pagar”, dijo Arteaga.

Crédito personal: Menos dinero plástico y vehículos

De todos los tipos de créditos, los préstamos personales, que son contratados para pagar estudio, vacaciones en familia, mejoras de viviendas, compras personales, entre otras cosas, son los más golpeados. Estos acumulan una caída de 43.28 por ciento hasta junio del 2020 con respecto a junio de 2018. Hasta la primera mitad del año habían 194,853 créditos personales, pero en junio del 2018 esta cartera era de 343,592.

Pero si se compara con diciembre del año pasado se puede observar una contracción del 6.4 por ciento, ya que en diciembre del año pasado sumaban 208,393 préstamos, 13,540 más que hasta junio de este año.

Lea también:Los cinco créditos más difíciles de conseguir en los bancos de Nicaragua, lo que ha provocado drásticas caídas en cartera desde el estallido de la crisis

El economista Luis Murillo explica que esto se debe a una caída del consumo como consecuencia de la pandemia y la crisis que se arrastra del pasado, así como por la profundización del desempleo y la reducción del poder de compra de las familias.

“Hay una contracción, pero se sigue dando crédito, de hecho los bancos le insisten a aquellas personas que están en la categoría A, pero estas personas son responsables y no toman un crédito si no están seguras, lógicamente esto provoca una contracción severa en el consumo”, dijo Murillo.

También la colocación de crédito vía tarjeta se ha reducido fuertemente. Hasta junio del 2018 habían circulando 1.16 millones de tarjetas y hasta junio del 2020 se redujo a 846,457, es decir que hay 381,695 menos (un 67 por ciento) en el mercado nacional.

Murillo expresó que las tarjetas de crédito son una fuente de financiamiento rápida para las pymes, las cuales fueron las primeras afectadas con la crisis del 2018 y que esta contracción refleja lo mal, que financieramente, lo están pasando estas empresas sin esta liquidez.

Otro tipo de crédito afectado es el de vehículos, que en diciembre del 2019 habían 28,347 préstamos, superior a los 24,822 hasta junio de este año. A inicios del año el financiamiento a este sector comenzaba a fluir, aunque con muchas exigencias: primas del 30 y 40 por ciento de prima, tasas de interés del 14 por ciento, sin incluir otros requisitos.

¿Qué está pasando con el crédito comercial e industrial?

De esta crisis no escapa el crédito comercial, uno de los más afectados den dos años de convulsiones y medio año pandémico. Hasta diciembre del año pasado se habían entregado 43,913 millones de córdobas en crédito, pero a junio de este año se redujo a 42,013 millones de córdobas, es decir 1,900 millones menos.

En número de préstamos, este pasó de 89,758 vigentes a diciembre del 2019 a 81,566 hasta junio del 2020, lo que representa un golpe demoledor para miles de negocios que requieren liquidez para hacer frente a los estragos de la crisis, la caída del consumo y el encarecimiento de los costos de operación. Es decir se han perdido un poco más de 8,000.

Puede interesarle:¿Por qué las medidas del BCN y la Siboif son insuficientes y pocos se podrían beneficiar de un crédito o un periodo de gracia?

Carmen Hilleprandt, presidenta de la Cámara de Comercio y Servicio de Nicaragua (CCSN), señaló que esto se debe a que muchos dueños de negocios, aunque no tienen la liquidez, han optado por no prestar debido a la incertidumbre que se vive.

“Muchos de los comercios quisieran acceder, pero la piensan en adquirirlo, primero porque es más costoso, pero además no sabemos cómo va a desembocar esta situación, si lo van a poder pagar, entonces ¿qué pasa? la gente prefiere vender menos que arriesgarse a no poder pagar el crédito», afirmó Hilleprandt.

En cuanto al crédito industrial, que en diciembre del 2019 se habían otorgado 2,832 préstamos, hasta junio 2020 se redujo a 2,695, es decir que se perdieron 137 préstamos.

Marcos Pierson , presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), manifestó que hasta marzo la industria mostraba una ligera mejora, aunque el sector de mipymes seguía una tendencia hacia la baja.

Pero además el sector industrial ha sido uno de los más golpeados, por el encarecimiento de la tarifa de energía y de la materia prima debido a la reforma tributaria, el alza en los combustibles y las altas tasas de interés.

Crédito agrícola y ganadero

En el caso del sector agrícola en diciembre del 2019 se habían entregado 14,082 préstamos, pero a junio de este año se redujo a 10,173 préstamos.

Mientras el sector ganadero, el cual tiene la cartera más pequeña del mercado, hasta diciembre del 2019 se habían dado 6,229 préstamos, seis meses después solo se ha reducido a 5,395.