Conferencia Episcopal de Nicaragua: «Cristo seguirá alzándose sobre cualquier estructura política, social, económica o ideológica»

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) emitieron este sábado 1 de agosto un comunicado en el que repudian el ataque a la capilla de la Sangre de Cristo en la catedral de Managua, ejecutado el viernes 31 de julio por un hombre encapuchado, según las versiones de los testigos.

Lea también: Policía añade a su versión del ataque a la Catedral que dentro de la capilla había una veladora

Los obispos manifiestan que no es la primera vez en la historia de la Iglesia que se profanan los templos católicos y que “se cometen grandes sacrilegios», pero aseguran que “Cristo seguirá alzándose como Maestro y Señor de la Historia, sobre cualquier estructura política, social, económica o ideológica que pretenda encumbrarse más alto».

En el escrito, los obispos expresan su “más profunda cercanía a su eminencia cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano, al clero arquidiocesano, religiosos, religiosas y fieles laicos de esa amada iglesia particular». El cardenal Brenes es presidente de la CEN, pero este comunicado es firmado por el secretario general, el obispo de la Diócesis de Estelí, monseñor Juan Abelardo Mata Guevara.

“A partir del repudiable acto llevado a cabo el día viernes 31 de julio del corriente, contra Jesús Sacramentado y la antiquísima imagen de la Sangre de Cristo en la Catedral Metropolitana de la Arquidiócesis de Managua y compartiendo el profundo dolor que esto representa para el sentir religioso de todos los fieles nicaragüenses, reprobamos y rechazamos tal acto violento y extremista, propio de un acto terrorista, premeditado y planificado para ofender gravemente nuestra fe en Jesucristo Redentor y la propia historia e identidad nicaragüense. A este hecho se suman otras profanaciones y sacrilegios, cometidos en las últimas semanas, en una serie de situaciones que pensamos, no son aisladas», expresa el mensaje pastoral.

Lea además: Alianza Evangélica condena ataque a la Catedral de Managua y asedio a templos católicos

Los obispos expresan que la profanación de los templos “es una manifestación de la violencia y de la gran herida humana, espiritual y cultural que aqueja a quienes aún no toleran el mensaje de paz y redención que la Iglesia pregona».»Estamos conscientes que la Iglesia continuamente se verá rechazada por aquellos que no aceptan la Verdad que predica, no obstante, recurrir a la violencia para callar su voz profética no significará que dejemos de animar a nuestro pueblo a seguir realizando la misión evangelizadora que Cristo nos confió», agrega el comunicado de la CEN.

A partir de 2018, el régimen de Daniel Ortega y los líderes de la Iglesia católica entraron en un cisma, debido a las constantes críticas y llamados de los obispos y sacerdotes a parar la represión armada contra las protestas civiles. Ortega respondió llamándolos “golpistas» y nunca ha lamentado los numerosos ataques y agresiones de sus simpatizantes contra los religiosos.