Ortega flexibiliza dos de las cuatro exigencias a aerolíneas, mientras Centroamérica se alista para reabrir aeropuertos

Ante la prorrogación de las operaciones por parte de las aerolíneas debido a las estrictas medidas impuestas por Nicaragua en el contexto de la pandemia, el Instituto Nicaragüense de Aeronáutica Civil (INAC), flexibilizó algunos de los requisitos que antes exigía a las empresas de vuelo, siendo uno de los más cuestionados que estas recopilaran los certificados negativos de Covid-19 de los pasajeros con 72 horas antes de volar a Nicaragua, ahora corresponderá a cada persona.

“Los pasajeros deberán presentar sus pruebas del Covid-19 al momento de abordaje en el país de origen y al momento del desembarque en Nicaragua, para lo cual: debe cumplirse con el tipo de prueba que solicita el MINSA-Ministerio de Salud y en el período de 72 horas”, indica el documento que fue publicado el martes 4 de agosto.

Además de los pasajeros, el régimen orteguista también demandaba que la tripulación presentara la prueba de Covid-19, hecho que no era posible por la misma dinámica de los vuelos, según explicó la presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Lucy Valenti, días atrás. Ahora tendrán un tratamiento similar a las operaciones de carga.

“Las tripulaciones que no desembarquen o ingresen al país, no será necesario que presenten prueba del Covid-19; se dará el mismo tratamiento de las operaciones de carga”. Y advierten que en el caso de tripulantes con síntomas de Covid, el Minsa aplicaría el protocolo de Salud Pública; así como las medidas del Inac.

Lea además: Aerolíneas empiezan a prorrogar hasta octubre el retorno de sus vuelos a Nicaragua

Señalan además que la línea aérea será responsable que cada pasajero porte su prueba del Covid, de lo contrario no podrá ingresar al país, y deberá regresar bajo la responsabilidad de la aerolínea.

Esta contrasta con lo ocurrido en Costa Rica, donde en el primer vuelo con más de 200 pasajeros europeos, unos ocho viajeros no llevaron consigo la prueba negativa, que también exige ese país, por lo que el Gobierno decidió aplicárselas en el aeropuerto para garantizarles el ingreso al territorio costarricense.

Valenti explicó que las nuevas medidas publicadas por la INAC “demuestra una flexibilización en los planteamientos que venían haciendo las líneas aéreas del porque no podían comenzar a operar porque estaban solicitando medidas que era imposibles para ellas cumplir”, expresó. No obstante, también conoce de otros puntos pendientes, que aún no se han resuelto.

La representante gremial se refiere a que las líneas aéreas deban enviar con 72 horas de anticipación la lista de pasajeros y documentos de viaje, puesto que no lo pueden cumplir porque hasta que cierran el vuelo obtienen la lista completa de los pasajeros. “Yo entiendo que todavía hay abierta una gestión en ese sentido”, expresó.

Por su parte, la INAC se justifica en documentos internacionales de aviación para mantener dicho requisito. “Nos encontramos en la etapa cero, siempre se requiere el envío con 72 horas previas del listado de pasajeros y su documentación al vuelo, conforme a las Resoluciones Nacionales».

Lea además: Las cuatro controversiales exigencias que Ortega impuso a las aerolíneas, que impiden que estas regresen a Nicaragua

Más prórroga para volver a operar

American Airlines prorrogó por un mes más el retorno de sus vuelos a Nicaragua, hasta octubre. Esta es la primera aerolínea que lo ha anunciado, las demás, mantienen su llegada al país el próximo mes. Sin embargo, Valenti considera, de forma muy personal, que si hay requisitos que las aerolíneas consideran que no pueden cumplir, eso “definitivamente podría estar dilatando, prorrogando un poco más las fechas de inicio”, por ello, considera pertinente “un acuerdo entre las autoridades aeroportuarias de acá y las líneas aéreas en cuanto a todas las medidas que ellas deben de cumplir para que puedan iniciar sus vuelos sin ningún tipo de obstáculo, de problema”, expresó la líder gremial.

Nicaragua fue el primer país en anunciar la reactivación del aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino en Centroamérica, pero más de 15 días después, ninguna aerolínea ha retomado sus operaciones debido al conflicto que existe con las autoridades que han impuesto medidas complejas para las empresas de vuelo.

En el istmo la reactivación de los aeropuertos internacionales se espera que se realicen a finales de julio o inicios de agosto. Hasta la fecha el único que ha realizado vuelos comerciales es Costa Rica, este pasado lunes con 200 pasajeros procedentes de España.

Guatemala se espera que reabra el aeropuerto internacional Aurora el 15 de agosto; El Salvador reabrirá el Aeropuerto Internacional San Óscar Arnulfo Romero el 6 de agosto; Honduras lo ha programado para finales de este mes o inicio del otro, y Panamá, se espera que permita los vuelos comerciales hasta el 21 de agosto, según un monitoreo de medio de estos países.

Lea además: Las diez formas que Ortega encontró para aumentar sus ingresos y que golpean por parejo a empresas y ciudadanos

El Minsa promueve prueba de Covid-19

La presidenta de Canatur también planteó la dificultad que podrían enfrentar las personas que deben viajar por dos días o menos debido a razones laborales. Es decir, que no tendrían tiempo para realizarse la prueba, y ante esto, el INAC anunció que “los nacionales o residentes que salieran del país pueden reingresar con prueba de COVID-19 efectuada en Nicaragua por el MINSA, siempre que cumpla dentro del plazo de las 72 horas de haberse realizado la misma; de lo contrario, la aerolínea no podrá embarcarlo».

El costo por esta prueba es de 150 dólares y de acuerdo con el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), es otra medida recaudatoria que ha impuesto el régimen como parte de su voracidad por obtener financiamiento.

Pocas expectativas del turismo internacional

Valenti también explica que no se tienen muchas expectativas que al momento que se inicien las operaciones aéreas el turismo va a volver a su actividad normal. “La reactivación del turismo va a ser un proceso paulatino, que va a tomar tiempo, que este 2020 no podemos esperar casi nada del turismo internacional», expresó. Más bien, lo que se va a reactivar poco a poco es el segmento de los negocios y los nicaragüenses que viven en el exterior y quieren visitar a sus familias. Recordó que lo primero que se espera que se reactive es el turismo interno.