Apresan a ganadero de Juigalpa por colaborar en los tranques de protesta en 2018

El ganadero Denis Antonio Mejía Sandoval, originario de la comarca Burro Negro, fue detenido este jueves sin orden de captura por la Policía Orteguista, mientras vendía su ganado en la subasta Ganadera chontaleña y fue trasladado a la Oficina de Auxilio Judicial de Juigalpa, donde aún permanece detenido.

Según su abogado Nardo Sequeira, la detención es por supuesta tenencia ilegal de arma de fuego. Sequeira dice que Mejía no portaba ninguna arma en el momento de su captura, y aunque fueron a allanar su vivienda sin orden judicial, tampoco encontraron armas.

“Esto es político, ya tenían rato de andar tras él porque participó en los tranques de protesta en el 2018. El colaboraba con lo que podía y por eso lo andaban encima. Delito no ha cometido. Veremos si lo pasan a los juzgados», refirió Sequeira.

Puede Interesarle: Kevin Monzón, joven opositor al régimen, tiene cinco días bajo detención ilegal

Mejía le refirió a su abogado que tenía una arma debidamente autorizada para portar, pero la perdió hace tiempo, por lo tanto no tiene ni un arma. “Para un productor es normal portar arma legalizada para defenderse, porque en las montañas los asaltos son constantes», dijo el abogado.

El ganadero Denis Mejía permanece preso desde el jueves 6 de agosto. LA PRENSA/ CORTESÍA

Allanamiento en comarca Burro Negro

Harold Antonio Mejía, hijo del detenido, expresó que una patrulla como con 10 policías y antimotines se presentaron este jueves a la casa de habitación de Denis Mejía en la comarca Burro Negro , a eso de las 6:00 pm y revisaron toda la casa, pero no encontraron nada de lo que buscaban.

“Llegaron rodearon la casa de policías. No presentaron ni un papel. Solo entraron a buscar armas y quedó todo alborotado, no encontraron nada porque mi papá no tiene armas», dijo Mejía.

Puede Interesarle: Policía Orteguista secuestra a otro joven por participar en protestas contra la dictadura

El abogado Nardo Sequeira está a la espera que la Policía Orteguista y la Fiscalía decidan que hacer, aunque tiene claro que no hay delito alguno que le puedan achacar a su representado.