Parroquia San Pedro Apóstol de Diriá retira imágenes de su patrono para resguardarlas de posibles ataques

Ante la ola de profanaciones desatadas contra templos católicos en varias partes del país, la parroquia San Pedro Apóstol, de la ciudad Diriá, en Granada, informó este viernes que retirarán las tres imágenes de mayor relevancia en dicho templo para resguardarlas de posibles ataques como el realizado el 31 de julio en la Catedral de Managua.

“Les comunicamos que las imágenes de gran valor sentimental para nuestra feligresía como son la de nuestro patrono y copatronos han sido retiradas del templo para resguardarlas en vista de todas las profanaciones que se han dado en diferentes diócesis de nuestra provincia eclesiástica», indicó la parroquia, en referencia a las imágenes de San Pedro Apóstol, patrono de la parroquia; Nuestra Señora de los Desamparados y San Sebastián.

Lea también: Ortega decide ignorar ataque a la Catedral

Así mismo, el sacerdote Marcial Guzmán Saballos, rector del Santuario de Jesús del Rescate, en Popoyuapa, informó este viernes a medios locales, que parte de la feligresía mantiene constante vigilancia del templo y de la imagen, como medida de protección ante cualquier ataque o intento de profanación.

“Hemos visto y hemos sentido apersonas valorando, cuidándola (imagen de Jesús del Rescate), porque esa es una unidad de fe y confiamos en Dios de que siempre puedan orar y servir de unidad en la presencia del Señor», dijo Guzmán.

Estas medidas obedecen también al llamado del cardenal Leopoldo Brenes, realizado el mismo día del atentado a la capilla de la Sangre de Cristo, en el que instruyó a las capillas menores del país a estar vigilantes y en una actitud defensiva ante las profanaciones registradas en las últimas semanas.

“He orientado a partir del sábado (1 de agosto) a los sacerdotes que retiren al Santísimo de las capillas e invitar a nuestros fieles a que nos ayuden a estar más cerca de sus capillas porque son de todos nosotros”, dijo Brenes en esa ocasión.

Lea también: Policía detiene a dos testigos del ataque en la Catedral

La parroquia San Juan Bautista, de La Concepción, Masaya, fue la primera en adoptar la medida de resguardo de imágenes y, a través de un comunicado publicado el domingo 2 de agosto, informó sobre el retiro del templo de las imágenes de los santos patronos de las comunidades.

Posteriormente, las autoridades parroquiales de la Basílica de El Viejo, en Chinandega, también procedieron a retirar la imagen de la Patrona Nacional, la Virgen del Trono, además de adoptar medidas para resguardar el templo.

Ataques en lo que va del año

Desde el estallido social de abril de 2018, la Iglesia católica ha sufrido múltiples ataques tanto a sus instalaciones como a sus clérigos. Sin embargo, en lo que va de 2020, al menos seis templos católicos han sufrido ataques por parte de sujetos que, hasta el momento no han sido identificados.

La parroquia Nuestra Señora de la Merced, en Mateare, sufrió un ataque el pasado 13 de abril, cuando sujetos ingresaron al templo, dejando sin cabeza la imagen de la Virgen María y manchando con pintura el Cristo crucificado.

Otro ataque ocurrió el 12 de julio, esta vez en el templo católico del municipio de San José de Cusmapa, en Madriz. En esa ocasión fueron destruidas las copas para servir el vino consagrado y las bandejas de plata utilizados para servir las hostias.

Lea además: La historia de la imagen de la Sangre de Cristo, llegada a Nicaragua hace 382 años

Un día después le tocó a la catedral San Juan Bautista, de Jinotega. Un sujeto se llevó una imagen de plata de la capilla del Santísimo.

La capilla de Nuestro Señor de Veracruz, en Masaya, también fue profanada, el pasado 25 de julio. Los responsables del ataque robaron micrófonos, cables, amplificadores, parlantes y alcancías del lugar.

Cuatro días después fue el turno de la capilla de Nuestro Señora del Perpetuo Socorro, en Nindirí, cuyas custodias y el copón fue robado. varias imágenes sacras también fueron destruidas ese día.