¿Dónde están los títulos mundiales de Ricardo Mayorga? Rosendo Álvarez está dispuesto a pagar para recuperarlos

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

¿Dónde están los centros mundiales que consiguió a lo largo de su carrera Ricardo Mayorga? Esa es la gran intriga. Todo parece que el Matador los empeñó al igual que su pasaporte, en donde tiene la visa estadounidense. Mayorga fue campeón en las 147 libras con la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), luego se adueñó del cetro del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) al unificar con Vernon Forrest y, más adelante, le arrebató el título de las 154 libras del CMB a Michelle Piccirillo.

Rosendo Álvarez busca a la persona que los tiene. “Que por favor se comunique sin temor” con él para recuperarlos.

“Queremos solventar la deuda y recuperar los cinturones que son parte de la historia de él y patrimonio de sus hijos”, imploró Álvarez, quien apeló al ciudadano que los tiene bajo su propiedad, que apoye al Matador de esta manera.

Te puede interesar: Ricardo Mayorga recibirá del CMB los boletos aéreos para internarse en centro de rehabilitación de Julio César Chávez

“El pasaporte está empeñado por doscientos córdobas. A la persona que lo tenga, que por favor nos lo regrese, le vamos a pagar la deuda. El pasaporte nos interesa mucho porque ahí está la visa americana de Mayorga y eso es crucial para la rehabilitación de nuestro campeón (…) él estaría viajando en un mes a México, donde va a internarse”, relató Álvarez.

Álvarez explicó que la ayuda que recibirá Ricardo Mayorga será de manera transparente y explicó que en un futuro se podría habilitar una cuenta bancaria a nombre del Matador para que las personas que desean apoyar, puedan “hacerlo de manera directa. En principio nadie está autorizado para pedir o recibir dinero en nombre de Ricardo Mayorga”, refirió. Hasta dentro de un mes nosotros vamos a poder ver a Ricardo Mayorga y ahí nos vamos a dar cuenta de su condición de salud y estaremos dándola a conocer, dijo Álvarez.

Esposa de Mayorga más tranquila

A Herenia Silva le conforta saber que el Matador ya no deambula por las calles del barrio Laureles Sur como antes, a merced de los vicios que lo tienen contra las cuerdas, pero admite que no ha sido fácil verlo confinado hasta que su sangre esté limpia de drogas, que es el primer paso para su rehabilitación.

“La familia espera y confía en Dios de que Ricardo vencerá los vicios”, dice optimista. Silva dice que no puede evitar estar a la defensiva cuando habla del boxeador. “Esperamos pronto recuperar a ese Mayorga cariñoso, que también es buen padre de familia, porque lo es, aunque la gente no lo vea así”, señala. Silva tiene dos hijos con Mayorga, uno de 10 y el otro de 5 años. Este último es muy pegado al padre y es el que más siente su ausencia. “El niño pregunta por su padre y llora a cada momento. Es dura esta agonía que vivimos”, reitera Silva.

Silencio en Laureles Sur

En el barrio Laureles Sur, donde se ubica la vivienda del boxeador, el ambiente se percibe tenso. Los vecinos evaden el tema. La situación del Matador los ha dividido. Igual que a la misma familia del expúgil. De un lado están los que se lucraron de sus tiempos de gloria y acompañan su padecimiento actual y los que al verlo en la lona se alejan, explica un pariente que dado lo delicado del problema pide el anonimato.

Pero Silva no se anda con rodeos, reclama que hasta la familia del boxeador le ha fallado. “(…) ¿Dónde están los tíos y primos que lo visitaban donde sobraba el licor y las drogas?”, se pregunta en un post que publicó después de hablar con HOY el martes por la noche.

Silva dice que Mayorga tenía cerca de 8 meses de haber caído en ese mundo oscuro. Ella se siente agradecida con Rosendo Álvarez, otro expúgil y el primero en salir en su auxilio cuando el Matador tocó a su puerta. “Era mi deber”, dice Rosendo Álvarez cuando lo abordamos ayer. Álvarez dijo que Mayorga ingresó al centro de rehabilitación a las 11:00 de la noche del viernes pasado.