Los tres informes económicos que el régimen de Ortega no quiere que se divulguen

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Tres informes económicos anuales, que son claves en la toma de decisiones de los agentes económicos e inversionistas, permanecen ocultos este año, lo que impide conocer con exactitud en qué estado sorprendió a la economía la pandemia este año, según la evolución de los indicadores en el 2019.

La política de secretismo, que comenzó primero por el Banco Central de Nicaragua, impulsada por su presidente Ovidio Reyes, trascendió ahora al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social y al Instituto Nicaragüense de Turismo, que también desistieron la publicación de los anuarios estadísticos 2019, yendo contra la Ley de Acceso a la Información Pública y sus propias leyes orgánicas, que los obliga a divulgar dichos reportes.

“El Informe Anual del Banco Central de Nicaragua es una de las publicaciones más importantes del ente emisor y junto con los informes mensuales de situación constituyen las únicas publicaciones mandatadas expresamente por ley, (según) el arto. 32 de la Ley No. 732, Ley Orgánica del Banco Central de Nicaragua”, admite el BCN en su mismo sitio electrónico donde debería tener alojado el informe 2019, pero no está.

Lo que recoge

¿Por qué es importante este informe? Junto con el anuario estadístico —el que también está engavetado— los agentes económicos pueden conocer sobre el desempeño macroeconómico (inflación, sector fiscal, actividades económicas, sector monetario, financieras, así como sector externo), indicadores de política monetaria y cambiaria (medidas adoptadas en este campo, programa monetario y su impacto en la macroeconomía).

También el informe recoge datos y análisis sobre el desempeño del Sistema Financiero, indicadores bancarios y financieros, y la evolución del mercado de valores. Igualmente es posible visualizar las operaciones anuales del BCN, incluido su estado financiero, sistema de pagos, la gestión de las reservas internacionales, las operaciones cambiarias, entre otros.

El artículo de ley que cita el BCN señala que “dentro de los tres primeros meses de cada año, el presidente del Banco Central presentará al presidente de la República el Informe Anual de la Institución, el cual será publicado”.

Reyes, quien es uno de los funcionarios más ausentes en las últimas dos crisis que han azotado al país, en sus pocas comparecencias nunca ha explicado por qué mantiene congelados dichos reportes, pese a que la misma Ley del BCN lo obliga a divulgarlo.

El mismo BCN admite que el anuario estadístico “permite proporcionar un horizonte general del comportamiento económico. En el anuario estadístico se registra información histórica de indicadores de producción, precios, mercado laboral, sector monetario y financiero, sector público, sector externo y deuda pública. Constituye una publicación complementaria al Informe anual de la institución”.

De esta manera Reyes endureció su política de discreción en el manejo del BCN y sus estadísticas, una situación que acabó con el prestigio que por años acumuló esa entidad.

Lea además: ¿Qué está pasando en los salarios y la canasta básica en Nicaragua? BCN lleva más de un año ocultando esta información

Intur viola su propia ley

La opacidad también alcanzó al Intur. La entidad tampoco publicó este año su anuario, que recoge en detalle y con precisión la evolución de todos los indicadores de la industria sin chimenea, duramente golpeada por la recesión y la pandemia. El último reporte es de 2018 y el mismo revelaba que se habían perdido 264 establecimientos turísticos durante el año de la represión estatal.

Ya en el 2019 el Intur estaba mostrando indicios de interés de esconder este reporte, luego que el anuario 2018 fuese publicado varios meses después de iniciado el año. Para ser exactos se divulgó hasta octubre de ese año, antes lo hacía en los primeros meses.

La Ley creadora del Intur, mediante el decreto número 161, aprobado el 14 de noviembre de 1979, es clara en establecer la obligatoriedad del Intur de publicar su anuario.

El artículo 16 de dicho decreto establece: “El Instituto publicará sus Estados Financieros en el Diario Oficial, ‘La Gaceta’, dentro de los primeros treinta días hábiles de cada semestre. Además, publicará una Memoria Anual en que dará a conocer su situación económica y las labores realizadas en el año anterior”.

El reporte recoge información sobre número de llegada de turistas, el perfil de estos, sitios que visitaron, actividades que practicaron, la capacidad de alojamiento y de servicio a los viajeros, puertos de ingresos, zonas más visitadas, entre otros. La evolución de las inversiones.

Pero además el anuario aporta una visión más clara sobre los nicaragüenses que viajan al exterior, sus destinos finales, puertos de salida, motivo de viaje, el perfil de los que están saliendo al exterior, el gasto y la estadía promedio.

Lea además: Los números que Ortega debió admitir ante el BID sobre la pandemia en Nicaragua para obtener préstamo de US$43 millones

El inciso C del artículo 16 de dicha ley creadora lo resume así: “Un análisis en que se resuman las ventajas que la actividad económica nacional ha obtenido del turismo, así como un análisis sobre el ingreso producido a la nación mediante esa actividad”.

INSS debe rendir cuenta

E l Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) también se niega a rendir cuenta, pese a que tiene la obligación de dar explicación a los más de un millón de nicaragüenses que dependen de esta entidad y sobre todo a los más de 700 mil trabajadores que cada mes aportan a las finanzas de la institución.

El artículo 9 de la Ley Orgánica de Seguridad Social mandata al Consejo Directivo del INSS a presentar en el primer trimestre de cada año una memoria sobre todos los indicadores de desempeño de seguridad social en Nicaragua, y enviarlo a Presidencia y una copia a la Asamblea Nacional.

El inciso F de dicho artículo ordena al Consejo Directivo: “Elevar al conocimiento y consideración del Presidente de la República, dentro de los tres meses siguientes al término del año fiscal, una Memoria que informe el Estado de la Seguridad Social de la Nación, dando a conocer los resultados obtenidos, con su costo, en la realización de los planes formulados, así como la situación de los programas en desarrollo en los tres aspectos, de asistencia social, asistencia médica y seguros sociales, que comprende la labor de la Junta. Copia de esta Memoria será enviada al Congreso Nacional a título de información…”.

El INSS, cuyo presidente ejecutivo, Roberto López, es señalado por Estados Unidos de utilizar los recursos de los contribuyentes para actividades ilícitas, acumula ocho años en crisis financiera. El anuario permitiría conocer, por ejemplo, el impacto del severo ajuste que se aplicó el año pasado a la Seguridad Social. El mismo recoge datos sobre estados financieros, evolución de las prestaciones sociales, atención a cotizantes y jubilados, situación de la base de contribuyentes de los empleadores, entre otros.

El único, por ahora…

El Ministerio de Hacienda y Crédito Público es hasta ahora el que puntualmente ha cumplido con el mandato de divulgar los informes de liquidación y ejecución del Presupuesto General de la República, los cuales están colgado en el sitio web.

No obstante, el cumplimiento a cabalidad, por ejemplo Hacienda se niega a reportar la evolución del gasto tributario anual, que la misma Ley de Concertación Tributaria le ordena, pero no cumple.