Zona de Strikes: Los Marlins están de regreso ante el asombro de todos

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Para encontrar la última temporada de los Marlins con récord positivo, antes del 2020, hay que ir de regreso hasta el 2009, cuando el equipo dirigido por Fredi González resumió 84-75, para terminar segundo en el sector Este de la Liga Nacional, detrás de los Filis.

Y para localizar al último conjunto de Miami que había ido a una postemporada, hay que ir aún más atrás, al 2003, cuando Jack McKeon entró al rescate de una tropa que se hundía con Jeff Torborg al timón y que fue luego a ganar la Serie Mundial.

De modo que el récord de 31-29 conseguido ahora es motivo para celebrar y, más aún, cuando les permitió ir a la postemporada. Y de gratitud, el sentimiento se volvió ilusión, al derrotar en dos juegos a los Cachorros de Chicago, quienes eran favoritos para vencerlos a ellos.

La tropa del 2009 reunió a talentos como el dominicano Hanley Ramírez, el mexicano Jorge Cantú, Cody Ross y Dan Uggla, quienes lideraban la ofensiva, mientras Josh Johnson y Ricky Nolasco encabezaban la rotación y Juan Carlos Oviedo a los relevistas.

En tanto, el conjunto del 2003, marchaba con 16-22 cuando Torborg  fue removido y McKeon logró un balance de 75-49, en una recuperación milagrosa. Derrek Lee, Mike Lowell, Juan Pierre, Luis Castillo e Iván Rodríguez eran los atacantes, más el chavalo Miguel Cabrera. A los lanzadores lo lideraba Josh Beckett, Dontrelle Willis, Cal Pavano y Brad Penny.

Y contra pronósticos, superaron 4-2 a los Yanquis en la Serie Mundial con todo y Roger Clemens, Mike Mussina, Derek Jeter y Jason Giambi entre otros. Desde entonces, la tropa del sur de la Florida no llegaba a una postemporada hasta ahora.

¿Serán capaces de pasar encima de los Bravos? Eso es muy difícil, aun cuando los Marlins nunca han perdido una serie de playoffs. La tropa de Atlanta es potente al bate y mostró pitcheo sólido ante los Rojos de Cincinnati, a quienes no les permitió carrera en 22 innings.

La ventaja de los Marlins es que no parece inquietarles que nunca se les vea como los favoritos. Nunca lo han sido. Ni siquiera cuando ganaron en 1997 ante Cleveland y menos en 2003 ante los Yanquis, pese a disponer de clubes aún más talentosos que el actual.

Aquí la clave ha sido la agresividad de Derek Jeter para deshacerse de los grandes contratos, llenar las granjas de jóvenes muy talentosos y conseguir flexibilidad financiera. No es popular cambiar a Christian Yelich y Giancarlo Stanton y luego a J. T. Realmuto, sus jugadores estrellas.

Y a la par de eso, acumular marcas de 63-98 y 57-105 en sus dos primeros años en el equipo, pero ahora es cuando el éxito comienza a ser visible para todos, en una tropa joven que ha mostrado tener talento de calidad y sobre todo carácter para enfrentar retos.

Esa tripleta de lanzadores compuesta por el venezolano Pablo López, más los dominicanos Sixto Sánchez y Sandy Alcántara no es juguete. El bullpen fue frágil todo el año. Lanzó para 5.50 y ocupó el puesto 26 entre los 30 clubes de Grandes Ligas, pero a los Cachorros no les permitió carrera en 6.1 innings.

A la ofensiva, Brian Anderson, Jesús Aguilar, Corey Dickerson y Garrett Cooper conforman una alineación que sin ser temible, produce para competir, mientras se espera el despertar de Starling Marte y la constancia de Miguel Rojas.

Más allá de lo que pase en esta serie frente a Atlanta, en la cual no son favoritos, como siempre, los Marlins están de regreso y habrá que contar con ellos. Están sentando las bases para el futuro, pero han sido capaces de ilusionar a sus seguidores incluso ahora, en el presente.

Edgard Rodríguez está en Twitter: @EdgardR